M de Maní

¿Comes por hambre o te come la ansiedad?

¿Comes por hambre o te come la ansiedad?

Hoy está muy de moda hablar de “Mindful Eating”, es decir, de llevar una alimentación consciente. Estar en consciencia plena es prestar atención cada momento a los pensamientos que tenemos, a las emociones, a las sensaciones corporales y al ambiente que nos rodea. Por lo tanto, llevar una alimentación consciente –mindful eating- es estar plenamente conscientes de lo que comemos.

 

Se escucha sencillo, y podrás pensar que siempre estás en estado de consciencia cuando comes; pero ponte a reflexionar: ¿cuántas veces has comido por ansiedad o sin darte cuenta de la cantidad de lo que comiste?

 

Estamos conformados por un cuerpo emocional, que por el ritmo de vida que tenemos hoy en día y la cantidad de distractores que se encuentran a nuestro alcance, el cuerpo es al que menos escuchamos; y, sin darnos cuenta, es el que más impacto tiene en nuestra toma de decisiones.

 

La separación de nuestro cuerpo con nuestras emociones produce la famosísima “ansiedad”. Dejamos de ser conscientes de lo que sentimos. Nos pasa muy seguido: de repente no sabemos que estamos sintiendo; y en lugar de darnos el espacio para estar con nosotros mismos y hacer una pausa en nuestro día para dejarnos “sentir”, preferimos apagar esa sensación con la comida. En este sentido, lo que deberíamos hacer es aprender a escuchar nuestras emociones, escucharnos a nosotros mismos.

 

Al hacer constante este patrón “ansiedad-comer”, empezamos a modificar la relación que tenemos con la comida: comemos para callar emociones en lugar de comer para nutrirnos. En el Centro NEC –Nutrición En Colores-, siempre les hablamos a los pacientes acerca de los diferentes tipos de nutrición, es decir, la nutrición física, que es la que llevamos a través de los alimentos y de enseñarnos a comer en nuestras porciones correspondientes; y la nutrición emocional, que se logra dejando de ser indiferentes a lo que sentimos, o sea aprender a ponerle palabras a lo que sentimos en lugar de ponerlo en comida. Logrando esto, será mas sencillo tener control sobre esa “ansiedad” y tendremos un mejor impacto en nuestra toma de decisiones con respecto a la comida.

 

De las técnicas que más funcionan es, primero, hacer una PAUSA CONSCIENTE unos segundos antes de comer e identificar si lo que estás sintiendo es realmente hambre física o hambre emocional. Cuando dedicas un pensamiento consciente antes de comer, podrás empezar a frenar el comportamiento compulsivo. Aprende a diferenciarlas, checa este cuadro para ver las diferencias:

 

Hambre Física

(Hambre real)

Hambre Emocional

(Ganas de comer)

1.       Se siente en el estómago como un vacío.

2.       La controlas con horarios de comida.

3.       Es paciente, puede esperar

4.       Tienes hambre de lo que sea.

5.      Quedas satisfecho después de comer.

1.       Se siente en la boca ganas de masticar algo.

2.       Es repentina y difícil de controlar.

3.       Es urgente, necesita ser saciada inmediatamente.

4.       Es un hambre selectiva, “tengo antojo, pero no se de qué”.

5.      Es un hambre que no tiene fondo, puedes comer y comer y después sentirte culpable.

 

Si identificaste que lo que sientes es hambre emocional, trata de ir más allá. Regálate un espacio para estar contigo y sé sincera con lo que sientes. Pregúntate realmente, ¿por qué quiero comer? ¿Qué  vacío estoy queriendo llenar con la comida? No tengas miedo a la respuesta, ser sincera contigo misma te ayudará a identificar y avanzar en este proceso.

 

Aprende a llenar esos vacíos emocionales de ti no con comida. Cuando te concentres en ti, y decides mirarte y escucharte, entonces ese vacío va a desaparecer. Aquí te dejo algunas recomendaciones:

 

  1. Buscas espacios para estar contigo: lee, camina, escribe.
  2. Trata de cerrar o empezar tu día con 5 minutos de meditación. Busca una app.
  3. Antes de que te metas algo a la boca, pregúntate si te va a dar bienestar.

 

Aprende a encontrar placer en otras cosas: lo social, tu pareja, tu familia, tus pasatiempos y estar contigo.

 

María Fernanda Romo Álvarez
FER ROMO DE NEC
Directora Fundadora
Centro NEC –Nutrición En Colores
nov 15, 2018

Como puedo consultar con una nutriologa que también vea la ansiedad que tengo y es por ello que rompo la dieta ? Me gustaría saber realmente mis requerimientos y saber que tantos carbohidratos puedo comer al día para llegar a mi meta sin abandonarla por ansiedad de comer dulce

Juanita de laCerda

Deja un comentario