M de Maní

Hablemos de la relación con nuestro cuerpo

Hablemos de la relación con nuestro cuerpo

¿Qué tan importante es para ti fortalecer la relación con tus amigos, familiares o pareja?

Estoy segura que contestaste que es MUY importante y si lo es, adivina qué – la relación con tu propio cuerpo es aún más importante.

Lo que comemos y pensamos define no sólo nuestra complexión, sino que también nuestra calidad de vida. En este post hablaremos de la relación con nuestro cuerpo y la manera en la que lo tratamos. Hablaremos también de maneras en las que podrás fortalecer la relación de tu cuerpo y mente. Además de formas en las que nuestros pensamientos, percepciones, intenciones, y emociones podrán hacer una diferencia positiva en la manera en la que nos vemos y sentimos todos los días.

¿Cuerpo de manzana o de pera?

Desde que estudié la carrera de Nutrición nunca me gustó la clasificación para saber si nuestro cuerpo o el de nuestros pacientes era mesomorfo (pera) o endomorfo (manzana). No me gustaba ni me gusta ya que considero que encuadrarnos todos en dos clasificaciones es incorrecto. Todos tenemos cuerpos diferentes y el clasificarnos puede conllevar a una connotación negativa en nuestra mente. Mejor démosle más importancia a vivir una vida más en balance, donde cuánto pesemos no determine nuestra felicidad.

Un reflejo auténtico de salud

Todos hemos tenido días en los que hemos saboteado la relación con nuestro cuerpo. En los que nos hemos dicho cuando nos miramos al espejo que no nos vemos lo suficientemente bien, o que tenemos el brazo muy ancho o muy delgado, o piernas muy grandes o muy flacas. Aunque también estoy segura que todos hemos tenido días en los que nos sentimos de maravilla y queremos gritarle al mundo que amamos nuestro cuerpo. El cuerpo y mente están interrelacionados y estas emociones positivas o negativas tienen un reflejo auténtico en nuestra salud y en nuestro físico. La mente es tan poderosa que estas emociones pueden impactar en nuestro sistema inmune e incluso ayudarnos a prevenir o desarrollar enfermedades.

Qué bello sería si nos gritáramos todos los días al espejo ¡Qué hermoso/a estás! ¡Qué bien te ves! Te aseguro que irradiarás esa luz por dentro y por fuera.

¿Qué hay sobre la espiritualidad para mejorar la relación con nuestro cuerpo?

El factor más importante para tener un cuerpo y mente sana siempre será una buena alimentación. Nuestro cuerpo es como un jarrón de flores. Por ejemplo, para que no se mueran las flores se necesita de agua, pero también de luz, un porcentaje de humedad, fertilizantes, y más. Nuestro cuerpo es igual, lo que comemos influye demasiado pero también nuestra manera de vivir y la manera cómo nutramos nuestra mente.

Prácticas como el yoga y la meditación promueven felicidad, positividad y paz que se verán reflejados en tener un estado mental positivo. Conozco gente que ha dado un giro de 180º en su vida al incorporar estas actividades en su vida diaria.

Aceptación de nuestro cuerpo

Si odiamos alguna parte o todo nuestro cuerpo nunca nos llenará nada. He tenido pacientes que sin importar cuánto pesaban nunca podían sentirse completamente felices, y es que el problema nunca fue el peso si no la aceptación y quererse así mismos como son. Muchas veces esos kilos de más no son nada más que un desbalance psicológico. Es impresionante lo que respetar a tu cuerpo puede hacer con tu potencial. Digámosle adiós y muchas gracias a la idea de belleza que la sociedad nos ha impuesto y mejor tratemos a nuestro cuerpo con todo el amor que se merece.

¿Imperfecciones o maneras de ser único?

¿Cuántas veces hemos visto modelos internacionales muy exitosas sacándole provecho a sus “imperfecciones? Hagamos lo mismo, saquémosle provecho a lo que creemos que son nuestras imperfecciones porque es justamente lo que nos hará únicos.

Pensamientos y actitudes que pueden ayudarte a mejorar la relación con tu cuerpo

  1. Piensa que tu cuerpo es un vehículo para conseguir todos tus sueños y tus metas, porque lo es.
  2. Escribe un mantra positivo a lado de tu almohada y léelo cada mañana antes de iniciar el día.
  3. Ejercita tu cuerpo diariamente, no para bajar de peso pero para volverte más fuerte física y mentalmente.
  4. Escribe una lista de los momentos más importantes de tu vida, y después recuerda que nada de eso hubiera sido posible si tu cuerpo y mente no estuvieran sanos.
  5. Escribe una lista de nuevo de las personas que más admiras, y después recuérdate que ninguna de esas personas está en esa lista por su peso.
  6. Olvídate de comprar “ropa que le va bien a tu cuerpo”. Compra la ropa que te hace sentir a gusto, libre y feliz. Te aseguro que te verás espectacular.
  7. Tu cuerpo es extraordinario, respétalo y admíralo.
  8. Come alimentos que te hagan ser feliz (no me refiero a millones de donas y alimentos llenos de azúcar) prueba con texturas, sabores y alimentos naturales.
  9. Acuérdate que la vida es demasiado corta para repetirte continuamente pensamientos negativos, mejor utiliza ese esfuerzo para lograr lo que te propongas.
  10. Descansa cuando lo necesites y rodéate de gente que te recuerde que vales demasiado, no por tu físico sino por lo que tienes dentro.

Tu vida está pasando AHORA, y tu tienes el poder de decisión para hacer las paces con tu cuerpo, mejorar la relación con él y escoger amarlo.

Con mucho amor,

Diana Ancona
Lic. en Nutrición y Ciencia de los Alimentos y Maestra en Salud Global
www.anconawellness.com
IG: @anconawellness

feb 13, 2019

Excelente artículo!!!

Maria del Rosario Lezama
feb 13, 2019

Muy interesante su publicación sobre todo porque dice muchas cosas que son verdad. Gracias por compartir

Mercedes

Deja un comentario